Unite Revolution Slider 2

logo

CompAir... soluciones innovadoras para aire comprimido y gas en todo el Mundo

CompAir es el principal proveedor mundial, y proporciona el mayor rendimiento y los menores costes de funcionamiento, así como elementos auxiliares para una amplia gama de aplicaciones

Con una amplia red de compañías de ventas y distribuidores exclusivos en todos los continentes, CompAir ofrece experiencia global con una capacidad real de servicio local, lo que asegura que nuestra avanzada tecnología está respaldada por una asistencia plena.
Las revolucionarias soluciones de CompAir, como Quantima y Q-life, también ayudan a los clientes a lograr objetivos de continuidad, con compresores de bajo consumo energético y sin aceite que ofrecen un menor impacto sobre el medio ambiente.

Para una gama completa de los mejores compresores de su categoría, tanto de tornillo giratorio como de pistón, centrífugos y de válvula, incluyendo los modelos de alta presión, sin aceite y portátiles, CompAir ha tiene la respuesta innovadora a sus necesidades actuales de aire y gas comprimido.

Principios básicos del aire comprimido
¿Qué ocurre cuando se comprime el aire?

El aire comprimido es limpiosegurosimple y eficaz. No se producen humos de escape u otros productos derivados peligrosos cuando se usa el aire comprimido como energía. Se trata de una energía no contaminante.

Cuando un compresor comprime mecánicamente aire a presión atmosférica, la transformación del aire a 1 bar (presión atmosférica) en aire con una presión mayor (hasta 414 bar) está determinada por las leyes de la termodinámica. Afirman que un incremento en la presión supone un aumento del calor y el aire en compresión crea un incremento proporcional del calor. La ley de Boyle explica que, si se divide a la mitad un volumen de gas (aire) durante la compresión, se duplica la presión. La ley de Charles establece que el volumen de un gas cambia en proporción directa a la temperatura. Estas leyes explican que la presión volumen y temperatura son proporcionales, se cambia una variable, y también cambian las otras dos, de acuerdo con esta ecuación:

 

 

(P1 V1)/ T1 = (P2 V2)/T2

 

Donde P=Presión V=Volumen y T=Temperatura del gas, siendo 1 un estado inicial antes de la carga, y siendo 2 el estado final después de una carga.

Cuando se aplica esto a un compresor, el volumen del aire (o caudal) y la presión del aire se pueden controlar y aumentarse hasta un nivel adecuado al modo en que se está utilizando. Normalmente, el aire comprimido se utiliza en valores de presión de 1 a 414 bar (14 a 6004 PSI) con diferentes velocidades de flujo, desde 0,1m3 (3.5 CFM – pies cúbicos por minuto) y superiores.